En TFU cabe todo el mundo; en este equipo hemos sido capaces de conjugar la mayor de las experiencias con el irrefrenable deseo de conocer y jugar este deporte. Eso nos lleva a la tesitura de tener gente altamente experimentada en un lugar en el que la práctica de este deporte es menos que minoritario… Prácticamente podríamos decir que es testimonial. Pero haciendo uso de una de las máximas que los que practicamos este deporte llevamos dentro, nos remitimos a los que más saben, a los que más tiempo llevan jugando, sufriendo, disfrutando y viviendo su vida en 3 puntos.

Es muy difícil convencer a una empresa, una institución o un organismo público que, lo que ven los neófitos de esta actividad deportiva, golpes, lesiones, cascos chocando etc. puede llegar a ser un deporte inclusivo, atractivo, riguroso, sacrificado y por supuesto envuelto en la mayor de las relaciones de compañerismo.

Y haciéndonos eco de esa relaciones tocamos la puerta de muchos amigos, amigos de este deporte a lo largo de los años; gente que fue ayudada a empezar a competir, personas que pusieron dinero de su bolsillo, tiempo de sus familias y salud de sus cuerpos para que en su localidad, se pudiera dar a conocer y disfrutar de este deporte.

Todos ellos sin excepción nos abrieron la puerta, hablamos con gente de Madrid, con gente de Guadalajara, con gente de Zaragoza y algún equipo que no nombraremos por respetar su intimidad y su caché… Pero todos se pusieron a las órdenes de lo que les pedíamos, esas personas que antaño no tuvieron un no por respuesta de nadie a quién preguntaron, solo podían hacer lo mismo con nosotros.

En este equipo hay estudiantes, gente que por desgracia no tiene trabajo y otros que, aún teniéndolo, se deben a su familia y a los gastos necesarios para subsistir en el día a día, por lo que conseguir autofinanciación para comprar equipo, material, protecciones, etc. supone un verdadero quebradero de cabeza. Cuanto más si cabe el pago de una ficha deportiva, seguro médico y viajes a península, porque como decimos, aquí este deporte tiene una presencia meramente testimonial.

Y claro… A eso hay que sumarle las cuantías económicas como club deportivo federado a nivel nacional que conlleva participar en una liga que, para los que no sepan mucho de estructuras deportiva de fútbol americano, podríamos asemejarla a una 2ª B de fútbol nacional.

El resultado de todas esas llamadas como decimos, se convirtió en un catálogo de ayudas, de “te echo una mano en lo que necesiten“, “cuenta con nosotros, que necesitan?”, “aquí estamos para que crezcan

Por qué de eso trata este deporte… De ayudar dentro y fuera del campo para estar a la altura de las circunstancias.

Uno de nuestros capitanes, más experimentado que mejor jugador, formó parte de varios equipos de fútbol americano a lo largo y ancho de España. Fue uno de los que cogió el teléfono y preguntó, y fue uno de los que recibió desde Guadalajara toda la ayuda, el buen trato, facilidades y apoyo de aquellos que antaño fueron alumnos y compañeros en este deporte.

Y aquí aparece la figura de Alejandro Altisent; Nacho DE LUCAS, el capitán del que hablamos, se ponen contacto con él y le cuenta con toda la ilusión del que está apunto de retirarse, que algo nuevo está pasando en Canarias, de un grupo de “chavales y chavalas”, están dando el 150 % en cada entrenamiento para hacer captación de gente, para estar a la altura de las circunstancias que requiere un deporte tan exigente como este Y que poco a poco, se está creando una “familia”.

Alejandro, que fue llevado a su primer entrenamiento de fútbol americano por nuestro capitán, ahora recibe de él, esa ilusión con la que ambos hablaban de Football hace ya más de 10 años… Y no puede ser otra forma, el equipo que preside Alejandro Altisent, Guadalajara Stings, pone todo de su parte para que estos pocos valientes canarios y apadrinados insulares, tengan la oportunidad de ir a península, de sentir el frío y el calor amigo de Zaragoza, la hospitalidad de Cantabria, el Cariño de Guadalajara y el “Buen Rollo” de los hermanos Canarios.

En Guadalajara, como en muchos otros puntos de la península, este deporte es un atractivo sin igual, un deporte minoritario si! Por supuesto! Pero elitista y espectacular a todas luces.

Increíble ver como gente de más de 150 kilos está en el mismo campo de juego que otros que no sobrepasan por mucho los 60 kilos de peso, de todas las razas, culturas, condiciones mentales y físicas y todos bajo el mismo casco y con el mismo objetivo, HACER DEPORTE.

Hace muchos años que en Castilla-La Mancha, eso se valora muchísimo por eso, Guadalajara Sting dispone de ayudas para poder importar jugadores cada temporada, dándoles alojamientos universitarios, orientación cultural y diversificación estudiantil con proyectos de práctica deportiva como base de cambio.

Aparte de eso, ayuntamientos, Cruz Roja y diversos estamentos y concejalías, no tienen sino predisposición de ayuda, tanto económica como funcional con el único fin de convertir Guadalajara, y un equipo humilde de un deporte casi desconocido, en un centro de encuentro en el centro peninsular para la práctica de este deporte. Tanto es así, que Guadalajara ya vivido una final de la copa de España de fútbol americano.

Comoquiera que fuere, se plantea la posibilidad en el equipo de formar parte, sin perder nuestra identidad como TFU, de un proyecto deportivo en Guadalajara.

Sin ningún género de dudas, la respuesta unánime de todos los que, económica y personalmente pueden permitírselo, dicen que sí! Que empezaron a luchar por esto algunos hace hasta cuatro años aquí en la isla de Tenerife, y que ha llegado su momento… Y así ocurre, el sueño se hace realidad.

Las horas de entrenamiento, Los Clínic recibidos, las atenciones por parte de jugadores experimentados y entrenadores en activo, convierten a un grupo de valientes en la mitad del equipo que hoy por hoy, en Serie C de nivel nacional, está invicto con dos de dos, partidos ganados.

Algunos siguen cumpliendo su sueño cada vez que salen del vestuario con el casco en la mano mirando al cielo y viéndose rodeados de aquellos con los que tanto tiempo, tantísimas horas y noches han estado sudando en el campo y estudiando en el aula.

Hoy por hoy seguimos sin ser un equipo con la autonomía económica suficiente como para poder competir, en TFU, creemos en los principios que representa este deporte, luchamos por darnos visibilidad y compartir esta con locales, pequeños comercios, gente de nuestro propio barrio y sobre todo, con ideales limpios.
No todo vale en este deporte, no todo el dinero que se recibe es válido para crecer en este deporte.

Los patrocinios, donaciones y aportaciones que hemos recibido vienen desde el corazón de las personas que nos lo han hecho llegar, porque de nada serviría, ser grandes si los pilares que te soportan no representa el ideal por el que todos luchamos en el campo a diario.

Salud, deporte y adrenalina para todos!
Nacho de Lucas – Capitán.